La grúa de construcción móvil MK 140: Una ventana nueva en la concurrida estación de ferrocarril de la ciudad belga de Brujas

La estación de ferrocarril Brugge es la estación principal de Brujas y una de las estaciones de ferrocarril más concurridas de Bélgica. Aquí se necesitaba un cristal nuevo para una ventana.

La grúa de construcción móvil logró llegar hasta el lugar de la obra y completar su montaje en una hora: sin necesidad de restricciones amplias de la zona.

La grúa de construcción móvil logró llegar hasta el lugar de la obra y completar su montaje en una hora: sin necesidad de restricciones amplias de la zona.

Las condiciones de esta operación no eran especialmente fáciles: el edificio de la estación mide 25 metros de altura y la ventana tenía que instalarse en la parte trasera a muy poca distancia de las vías. Nuestra grúa de construcción móvil MK 140 era la mejor elección para este caso.

El borde sobresaliente de 25 metros y el alcance requerido de 63 metros eran un reto fácil para ella, ya que la MK 140 alcanza una altura bajo gancho de 39,9 metros con la pluma en horizontal y tiene un alcance de 65,0 metros en el modo basculante.

En medio del bullicio a la entrada de la estación, la grúa de construcción móvil de cinco ejes logró llegar hasta el lugar de la obra y completar su montaje en una hora: sin necesidad de restricciones amplias de la zona a fin de no afectar el flujo de viajeros.

La grúa MK 140 pudo elevar con facilidad el cristal de la ventana, incluido su bastidor de transporte, que pesaban en total 700 kilogramos.

La grúa MK 140 pudo elevar con facilidad el cristal de la ventana, incluido su bastidor de transporte, que pesaban en total 700 kilogramos.

En el modo basculante, la grúa pudo elevar con facilidad el cristal de la ventana, incluido su bastidor de transporte, que pesaban en total 700 kilogramos. Gracias a Micromove y al mando a distancia por radio, fue posible colocar la ventana con precisión milimétrica.

«Esta peculiar operación se podría haber realizado también con otro sistema de grúa móvil, pero entonces se hubieran tardado dos días en lugar de tres horas, lo que hubiera incrementado los costes. Además, se tendría que haber restringido el acceso a más zonas», explica Jean-Pierre Gheysens, director general de la empresa distribuidora de grúas Gheysens.