18/05/2016 Grúas móviles de Liebherr instalan un campanario en una basílica en Brasil

Las grúas móviles de Liebherr LTM 1750-9.1 y LTM 1500-8.1 durante la instalación de la estructura metálica del campanario de la segunda iglesia católica más grande del mundo.

Las grúas móviles de Liebherr LTM 1750-9.1 y LTM 1500-8.1 durante la instalación de la estructura metálica del campanario de la segunda iglesia católica más grande del mundo.

Dos grúas móviles de Liebherr se emplearon en el montaje de una estructura metálica del campanario en el santuario Nossa Senhora Aparecida, Nuestra Señora Aparecida, en Sao Paulo en Brasil. Este santuario en la ciudad de Aparecida es, después de la basílica de San Pedro en el Vaticano, la segunda iglesia católica más grande del mundo. El operador de grúas Guindastes Tatuapé realizó el trabajo. Los trabajos de montaje forman parte de las preparaciones para el 300º aniversario de la aparición de la Virgen María en la forma de una estatua que se encontró en el río Paraíba do Sul. El aniversario se celebrará en el año 2017.

La estructura metálica para el campanario tiene una altura de 36 metros y un peso de 97 toneladas. Para elevarla, se posicionó la estructura en una posición horizontal al principio y se fijó en un lado mediante dos puntos fijos que servían como ejes de articulación durante la elevación. Se prepararon tres anclajes: uno en el cabezal de la estructura, desde el cual la LTM 1500-8.1 elevó la carga, así como un anclaje en cada uno de los dos lados externos de la base que la LTM 1750-9.1 sujetó. Al inicio del empleo, la grúa de 500 toneladas de Liebherr elevó lentamente el cabezal de la estructura, colocándola de esta manera en una posición vertical. Después de llegar a un alcance de 39 metros, la grúa de 750 toneladas se encargó finalmente del peso de la carga mediante los anclajes en el pie de la estructura metálica. Después de casi dos horas, el empleo había terminado y la estructura metálica del nuevo campanario estaba montada.

Se colgarán 13 campanas en el campanario. Cada una de estas campanas se dedica a un apóstol – y, además, honra a cardenales, obispos y arzobispos que están relacionados con la aparición de la estatua de la Virgen María. La campana número 13 – la más grande – se dedica a la Virgen de Aparecida y San José.