La grúa de construcción móvil polivalente de Liebherr, la MK 140, se ocupa de la limpieza en una planta química

Una grúa de construcción móvil MK 140 Plus de Liebherr ha estado trabajando sin descanso en una planta química; allí se ocupó tanto de la preparación del lugar de la obra del reactor como del transporte del personal de servicios medioambientales y del montaje y desmontaje de algunos andamios. En la ciudad alemana de Stade, se procedió al apagado de un reactor para realizar las posteriores tareas de limpieza, mantenimiento y reparación.

Con su máximo alcance de 58,5 metros en modo de traslación de carro, la MK 140 fue capaz de cubrir óptimamente toda el área del reactor.

Con su máximo alcance de 58,5 metros en modo de traslación de carro, la MK 140 fue capaz de cubrir óptimamente toda el área del reactor.

Durante un período de unas nueve semanas, se requirió que la grúa de construcción móvil MK 140 de Liebherr trabajara durante aproximadamente diez horas al día, casi todos los días de la semana, en un reactor de depuración de aguas residuales de una planta operada por la empresa química estadounidense Dow, con una amplia variedad de elevaciones. Con su máximo alcance de 58,5 metros en modo de traslación de carro, fue capaz de cubrir óptimamente toda el área del reactor. "Ya tuvimos una buena experiencia con una MK en el último reactor, el R-600, aunque la MK 110 ya había llegado a su límite en ese momento. Como el LR-602 volvió a incrementar su altura y teníamos nuevamente que elevar muchos tipos de cargas, esta vez optamos por la MK 140, simplemente porque nos ofrece la altura de elevación necesaria ", comenta Alexander Kehrbach, coordinador de trabajo de Dow.

Que se haga la luz

Algunos de los trabajos durarían hasta la noche, por lo que desde el principio se necesitó una iluminación óptima en el lugar de la obra. En esta tarea participó la MK 140, elevando el material necesario hasta el reactor, incluidas las luces de la obra. En combinación con la luz de los faros LED en la pluma de la MK 140, tanto el reactor como el área exterior quedaban totalmente iluminados, ya fuera a primera hora de la mañana o a última hora de la tarde.

La grúa de construcción móvil MK 140 de Liebherr tuvo que trabajar en el reactor de depuración de aguas residuales casi a diario durante unas diez horas al día durante un período de unas nueve semanas.

La grúa de construcción móvil MK 140 de Liebherr tuvo que trabajar en el reactor de depuración de aguas residuales casi a diario durante unas diez horas al día durante un período de unas nueve semanas.

Elevación al límite

La pieza más pesada que se levantó fue la tapa de un reactor de 2.800 kilogramos. Esta tapa se encontraba a un alcance de 33,5 metros y debía elevarse desde el interior del reactor hasta la zona abierta. "Para esto resultaba perfecto el mando a distancia por radio: me podía mover libremente sin perder nunca de vista la carga", dice el conductor de la grúa Stephan Achenbach. No dejaba de asombrarle la sensibilidad con la que se podía controlar la MK incluso con una carga tan pesada en el gancho. La tapa del reactor se colocó fuera del reactor, después se limpió mediante chorro de arena y se volvió a colocar en su lugar después de la limpieza del reactor. Para las piezas aún más pesadas, la MK recibió el apoyo temporal de una grúa móvil LTM 1500-8.1 de Liebherr, cuya eficacia ya ha probado Hüffermann durante muchos años. Por ejemplo, esta grúa tuvo que extraer los rascadores de puente de 12 toneladas del clarificador final y, tras su reparación, volver a introducirlos.

Yendo sobre seguro

La MK 140 transportó al reactor a varios empleados de una empresa de limpieza en una cesta de transporte de pasajeros especialmente aprobada para este propósito, con el fin de realizar los trabajos finales de limpieza en el clarificador final. La fuente de alimentación redundante, así como la cámara en el carrito, con la que el conductor de la grúa Stephan Achenbach tenía una visión óptima de todo en todo momento, garantizaron un extra de seguridad, especialmente en esta fase de la operación. Dos semanas antes de las maniobras, la empresa Hüffermann ya había obtenido la autorización correspondiente para este modo de transporte de personas.

En cuatro turnos diurnos y tres nocturnos, la MK 140 elevó un total de 125 toneladas de material de andamios.

En cuatro turnos diurnos y tres nocturnos, la MK 140 elevó un total de 125 toneladas de material de andamios.

Es importante saber que Liebherr ofrece para la MK 140 un equipamiento adicional especial para el transporte de personas, con la finalidad de agilizar el desarrollo de este tipo de operaciones. Si dispone de este equipamiento, la grúa de construcción móvil se incluye automáticamente en el procedimiento de "Acuerdo de principio: operaciones para el transporte de personas con grúas móviles" del sindicato profesional alemán de transporte.

Un adecuado montaje y desmontaje de andamios

Para poder recubrir completamente el reactor después de su limpieza, se instaló un andamio de gran tamaño en su interior. La MK 140 tuvo que levantar un total de 125 toneladas de material de andamios en cuatro turnos de día y tres de noche. La MK 140 también se ocupó de introducir y volver a sacar los andamios rodantes para la clarificación final y otros materiales, así como las demás cubiertas de chapa perforada.

El conductor de grúa Stephan Achenbach quedó completamente satisfecho: "Fue un trabajo diverso, con muchas tareas diferentes, a veces con mando a distancia por radio y otras desde la cabina de altura regulable. Además, la colaboración entre todas las partes funcionó muy bien. En general fue muy divertido", declara Achenbach.

Diciembre 2019