04/09/2015 Tres palas cargadoras para túneles y tres excavadoras para túneles de Liebherr trabajan en un túnel ferroviario

Además de otras máquinas, Implenia emplea tres palas cargadoras para túneles L 566 y tres excavadoras para túneles R 944 de Liebherr.

Además de otras máquinas, Implenia emplea tres palas cargadoras para túneles L 566 y tres excavadoras para túneles R 944 de Liebherr.

El ferrocarril Koralm es uno de los mayores proyectos de la ÖBB-Infrastruktur AG para la ampliación de la red ferroviaria austriaca. Desde hace poco, un consorcio, bajo el control técnico general de Implenia, trabaja en el tramo que se extiende entre St. Andrä y Aich, cuya parte esencial es la cadena de túneles de Granitztal, de 6,1 km de longitud. Además de otras máquinas, Implenia emplea para la construcción del túnel tres palas cargadoras para túneles L 566 de Liebherr y tres excavadoras para túneles R 944 de Liebherr.

Las palas cargadoras para túneles y las excavadoras para túneles de Liebherr son máquinas especiales desarrolladas por Liebherr expresamente para el duro trabajo en los túneles. El equipamiento de las palas cargadoras para túneles comprende, entre otras cosas, cuatro faros de trabajo traseros, cilindros de volteo con protección de vástagos de pistón y la protección trasera contra golpes. Una cabina con cristales blindados desarrollada especialmente para la construcción de túneles proporciona protección tanto a las personas como a la máquina.

Las empresas pueden emplear las excavadoras para túneles de Liebherr en todos los tipos corrientes de perforación de túneles. Su robusto equipamiento incluye, entre otras cosas, un brazo de giro con 2 alojamientos de 45°. El enganche rápido mecánico está provisto de una unidad de enclavamiento reforzada y una protección contra el desgaste en el lado del gancho. Para impedir daños por la caída de piedras, Liebherr protege mediante chapas protectoras todos los latiguillos que se hallan en el equipo en lugares expuestos. La cabina especial está protegida de serie mediante FOPS y FGPS.

El ferrocarril Koralm, de 130 kilómetros de longitud, permitirá a partir de 2023 por primera vez una comunicación directa entre los centros de Graz y Klagenfurt. Forma parte del Corredor Báltico-Adriático, que se extiende desde Bolonia hasta Danzig.