08/04/2019 Nueva generación de transmisiones LPI de Liebherr

  • Serie modular de engranajes planetarios para un amplio espectro de aplicaciones
  • Pares de salida mayores con optimización de peso y del espacio de instalación
  • Flexibilidad máxima mediante una gran variedad de opciones de transmisión
  • Una sola fuente, desde la asistencia de ingeniería al servicio postventa
  • Documentación y aceptaciones de acuerdo con las normas de los organismos de clasificación habituales

En la feria Bauma de este año, Liebherr presenta su amplio catálogo de productos en el área de los engranajes planetarios y cabrestantes. Una de las estrellas es la nueva generación de transmisiones LPI. La nueva serie incluye siete transmisiones básicas de LPI 600 a LPI 1200, con lo que cubre un rango de par de 20 000 a 335 000 Nm. Además, pueden llevarse a cabo transmisiones de gran potencia con un par dinámico de hasta 2 300 000 Nm.

Nueva generación de transmisiones LPI de Liebherr.

Nueva generación de transmisiones LPI de Liebherr.

Al reducir considerablemente la complejidad y la estandarización de la serie, es más sencillo configurar transmisiones para cualquier aplicación. En especial, las transmisiones están destinadas a aplicaciones de carrera, como cabrestantes, o de desplazamiento, como accionamiento de vehículos oruga o de cadena.

Pares de salida mayores con optimización de peso y del espacio de instalación

Los engranajes planetarios LPI están diseñado para aplicaciones estacionarias y móviles. Ofrecen un elevado valor de par y destacan por un peso y un espacio de instalación muy reducidos.

Mediante tecnologías de fabricación y de materiales innovadoras, los pares de salida máximos se han aumentado en un 20 % respecto a los engranajes planetarios anteriores.

Flexibilidad y seguridad máximas

El gran número de opciones de configuración garantiza que las transmisiones siempre sean las óptimas para las aplicaciones en las que habitualmente se utilizan engranajes planetarios.

Los engranajes planetarios de la nueva serie LPI tienen diferentes tamaños de freno, para adaptarlos a los requisitos del cliente y al caso de uso. En función del uso, se utilizan además diferentes tipos, como frenos electromagnéticos o freno de discos múltiples.

También las interfaces con el motor están diseñadas de manera que es posible montar sin esfuerzo cualquier motor hidráulico o eléctrico habitual, lo que garantiza siempre la combinación perfecta entre transmisión y motor.

Los recubrimientos de las transmisiones se diseñan, según la aplicación, como retén radial, anillo en V o cierre de anillo deslizante o de laberinto. En el área de los controles de aceite y la ventilación, el cliente tiene a su disposición una gran variedad de tanques de compensación y medidores de aceite.

Como alternativa, las transmisiones pueden equiparse con sensores para la supervisión de la calidad o el nivel del aceite. Esto permite conocer de forma rápida y segura su estado.

Para las transmisiones de la nueva serie LPI, también pueden emitirse las homologaciones necesarias por los organismos de clasificación habituales y realizar las aceptaciones necesarias de manera interna.

Ingeniería para una calidad máxima

A la hora de diseñar la nueva generación de transmisiones, los ingenieros de Liebherr aplicaron los más modernos modelos de cálculo y de simulación, entre ellos, la optimización mediante el método de los elementos finitos. Además, la serie se sometió a pruebas y verificaciones en bancos de prueba de carga propios.