Berger: Alta eficiencia para pequeñas series

La automatización de un centro de fabricación de pequeñas series plantea requisitos especiales en cuanto al proceso de trabajo, la logística y la disponibilidad. La reacción del grupo Berger ante ese desafío consistió en la introducción del sistema de carga rotatorio de Liebherr en su planta de Wertach (región de Algovia, Alemania).

La RLS 800 permite transportar piezas de trabajo de hasta 800kg

La RLS 800 permite transportar piezas de trabajo de hasta 800kg

El grupo Berger, fundado en 1955, es el mayor fabricante del mundo de piezas torneadas de precisión y piezas fresadas. Los componentes que fabrica, de gran complejidad y destinados al uso en grupos hidráulicos caracterizados por su alto grado de innovación, presentan numerosas variantes con distintos orificios y roscas de diversos diseños. Esta empresa tuvo el acierto de vislumbrar las ventajas que podía ofrecer una solución de automatización debidamente adaptada y decidió apostar por el sistema de carga rotatorio (RLS) de Liebherr para la producción de pequeñas series y piezas sueltas.

Mayor flexibilidad gracias al sistema de carga rotatorio

Puesto de preparación RLS 800: Fiable y robusto

Puesto de preparación RLS 800: Fiable y robusto

El RLS dispone de 24 puestos de almacenamiento posibles, por lo que su densidad de almacenamiento es especialmente elevada para una superficie determinada y ocupa muy poco espacio. Además, la forma del módulo de almacenamiento permite acoplarlo a otro centro de mecanizado. Gracias a ello, cuando llegan pedidos de producción por encargo se puede responder con mayor flexibilidad y rapidez y de manera más rentable a las necesidades específicas de los clientes. Philipp Schneider, jefe de departamento en la planta de Wertach, explica: «Pusimos un énfasis especial en la reducción de los tiempos de equipamiento, ya que se reflejan directamente en los costes. Para disminuirlos fue necesario actuar en la máquina y ampliar notablemente el almacén de herramientas». Conforme a los deseos del cliente, el almacén de herramientas pasó así de tener 80 posiciones a un total de 320. Por otra parte, las columnas de estanterías presentan una estructura modular y se pueden configurar en función de los requisitos, por lo que permiten dar respuesta con gran rapidez a las necesidades de los clientes, incluso si se trata de casos individuales. Gracias al sistema modular, el dispositivo de automatización se puede adaptar en poquísimo tiempo a las necesidades actuales de la producción.

Visión general de productos. Sistemas de manipulación de palés de Liebherr

Cooperación sin fisuras

Palé de máquina con dispositivo preparado para la descarga

Palé de máquina con dispositivo preparado para la descarga

Los trabajos necesarios para la implementación del sistema son llevados a cabo por especialistas seleccionados de Liebherr. El diseño del dispositivo es lo más universal posible a fin de conseguir la máxima flexibilidad. Para la conexión a la solución de almacén, Liebherr colabora estrechamente con el fabricante de fresadoras Heckert.
La introducción del RLS es todo un hito para los empleados, ya que elimina muchos desplazamientos innecesarios. Gracias al diseño especial del sistema, los usuarios disponen de buena accesibilidad a los automatismos. Por otra parte, las ventanas dispuestas alrededor de la instalación, combinadas con una interfaz de usuario de gran claridad, permiten tener una completa visión general del estado real de los automatismos y del entorno de estos. El sistema de control es muy intuitivo; las funciones deseadas se pueden solicitar con una simple operación de «arrastrar y colocar» el icono en cuestión, por lo que resulta comodísimo. Tanto el sistema en conjunto como el software tienen una estructura modular. De ahí que Liebherr pueda llevar a la práctica los nuevos casos de aplicación con una total seguridad en los procesos.

Tiempos de equipamiento reducidos notablemente

A Berger le compensa usar el sistema de carga rotatorio de Liebherr principalmente por las ventajas que le reporta en materia de eficiencia, orientación al cliente y capacidad de suministro. En consecuencia, la empresa está en condiciones de reaccionar directamente aun en caso de variaciones de la demanda a muy corto plazo. Además, los tiempos de equipamiento disminuyen notablemente, la cadena de procesos se optimiza y el nivel de existencias en el almacén se reduce. El usuario puede dedicar el tiempo de funcionamiento de la máquina a otras tareas del área de producción, de modo que los costes de preparación no engrosan la partida de horas-máquina. De hecho, nada impediría implementar ya un tercer turno sin operarios. En la práctica ya se perfilan los resultados positivos; no en vano, es una adquisición que se ha amortizado en un periodo comparativamente breve.